lunes, 1 de abril de 2013

LA IMPORTANCIA DEL TRABAJO MULTIDISCIPLINARIO EN LAS UNIDADES DE CUIDADOS INTENSIVOS


EL TRABAJO MULTIDISCIPLINARIO EN LAS UNIDADES DE CUIDADOS INTENSIVOS
Por:  Dr. José Luis Hernández Reguero
         Director Hospital General Acámbaro

Como en pocas áreas, los cuidados brindados en una unidad de terapia intensiva deben ser otorgados en un contexto multidisciplinario y multiprofesional, ya que recordemos que una unidad de terapia intensiva es aquella  capaz de cuidar y sostener las funciones vitales de los pacientes con riesgo actual o potencial de vida, por lo que las variables más pequeñas pueden condicionar daños irreversibles e irreparables en el individuo a cuidar, y deberá existir una relación armónica entre los recursos humanos, materiales, tecnológicos, administrativos, farmacológicos e inclusive arquitectónicos con los que se cuentan en la unidad para brindar un cuidado de excelencia y tener tasas de éxito altas con relación a las expectativas.

Este encuadre multidisciplinario deberá contemplar ambas ramas de atención: la médica y la administrativa, por lo que las abordaremos como tópicos separados pero de integración conjunta:

Desde el punto de vista médico (o de atención clínica) debemos conceptualizar una unidad de cuidados intensivos como un espacio físico liderado por un grupo de especialistas responsables del área (casi siempre intensivistas, internistas, cirujanos, anestesiólogos o urgenciologos) que son los encargados de conjuntar todos los criterios y sugerencias de los médicos que se ven involucrados en el tratamiento de este paciente. Hago especial énfasis en este concepto ya que en las unidades de cuidados intensivos no hay cabida para el término de “Médico Tratante” pues como ya hemos insistido el manejo deberá ser siempre de forma multidisciplinaria, requiriendo en muchas ocasiones la realización de sesiones clínicas de decisión o consejos clínicos para definir las acciones a realizar en los usuarios de dichas unidades; desgraciadamente en la actualidad, la cotidianidad de estos servicios representa el abandono del paciente hacia los médicos asignados al área de terapia y persiste la idea errónea de que el médico generador del paciente que atendía la patología subyacente(casi siempre los quirúrgicos y los internistas de piso) ya no es responsable del manejo del mismo mientras se encuentra en el espacio físico de cuidados intensivos dejando su manejo a criterio del intensivista; por lo que se deberá inculcar el concepto de “Médicos Responsables” en lugar de médico tratante

Los cuidados multidisciplinarios deberán ser normados y regularizados mediante la aplicación de procesos y protocolos que deberán definir clara y específicamente las funciones de cada uno de los individuos involucrados en la atención directa de los pacientes en todos los momentos de dicha atención, desde que ingresa el paciente a la UTI hasta su egreso. Por ejemplo deberá existir un protocolo de traslado del paciente hacia la terapia en donde se defina claramente quien será el responsable de la camilla, del oxigeno, de la vía aérea, de su entrega a la unidad, de la información que se deberá proporcionar, etc. Así mismo deberán existir protocolos para la atención integral del paciente, las sesiones de toma de decisión,  los códigos azules, etc. Las admisiones y egresos deberán ser siempre consensuadas entre los diversos especialistas que se verán involucrados en el tratamiento de estos pacientes y se deberá tomar en cuenta a las autoridades del hospital para optimizar recursos y evaluar los impactos que pudieran conllevar las acciones críticas a realizar en los cuidados otorgados.

Desde el punto de vista administrativo, debe existir una interrelación muy estrecha entre el jefe de la unidad de cuidados intensivos y la jefa de recursos materiales y así como con  administrador del hospital, ya que como es sabido, las unidades de cuidados críticos son las que mayor índice de consumo de recursos per/paciente presenta y de no existir una adecuada comunicación podría presentarse el caso de desabasto en la propia sala o en algunos casos en toda la unidad hospitalaria, por lo que es imprescindible la planeación y racionalización de recursos e insumos esperados para su optimo desempeño y dicha planeación no es posible sin un estrecho vínculo entre el operativo y el administrativo.

Por todo lo anterior, es más que evidente la necesidad de la reconceptualización del trabajo de equipo para que las unidades de cuidados críticos funcionen en un ambiente seguro, de alta calidad, eficiente y eficaz que nos conlleve a garantizar la excelencia en el cuidado de nuestros pacientes, quienes, al final del día, son nuestra única razón de ser.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada